Archivo de la etiqueta: cine porno

Mamá, tengo un sexshop

Habitacion_Roja

Habitación Roja sexshop online. Pulsa sobre la imagen para entrar

En mi último post anunciaba el inicio de un nuevo negocio (sin abandonar los anteriores) han pasado ya tres semanas y hasta hoy no he tenido tiempo de sentarme a escribir.

Los que pasáis habitualmente por el blog y los que me seguís en redes sociales ya sabréis que my little secret business es un sexshop online. Una vez iniciada la actividad y con cierta perspectiva tras el frenesí del arranque me gustaría compartir con vosotros algunas reflexiones sobre la experiencia que espero que os resulten de utilidad en vuestros proyectos o al menos para comprender por qué últimamente voy tan justo de tiempo! 😉

¿Por qué un sexshop online?

Gran parte de mi adolescencia pasó frente a una Sala X, esos cines donde proyectaban pelis porno. No, no es el patio sevillano de Machado ni tampoco un guión italiano de un niño en pantalones cortos, simplemente tenía que pasar por la puerta a diario para comprar el bocadillo durante el recreo en el instituto. A la vuelta (bocadillo de Isacami en mano) mi amigo Miguel (uno de mis socios en esta aventura) y yo siempre nos parábamos en la puerta de este cine, ya fuera para reírnos con los originales títulos de las películas (siempre en sesión doble), para asomar la cabeza, gritar “pervertidos” y salir corriendo a clase o bien, cuando teníamos algo más de tiempo, nos sentábamos enfrente y jugábamos a adivinar qué personas de las que aparecían por un lado u otro de la calle se decidirían a entrar y a observar y definir patrones. Pasa de largo, mira el reloj, gira la cabeza a ambos lados…seguro que se vuelve rápidamente para escabullirse por la puerta.

A principios de los 90 el sexo empezaba a dejar de ser tabú gracias a Valerio Lazarov y la cadena amiga que de vez en cuando nos enseñaba una teta o unas chicas luchando en barro, pero seguía siendo algo clandestino. Sin enrollarme mucho más, en aquella época las salas X eran la opción para ver porno sin verle la cara al tío del videoclub al que los fines de semana le alquilabas cine familiar y los sexshops la alternativa a comprar revistas subidas de tono sin interactuar con el kioskero que te vendía el ABC después de misa o para pillar condones sin tener que pedir 2 cajas de pastillas Juanola para disimular mientras terminaban de atender a tu vecina del 4º.

Con la explosión del comercio electrónico, todos esos negocios han ido decayendo y emigrado a la red; ahora todavía es más fácil y discreta cualquier transacción relacionada con el sexo. El cine X está a un clic de distancia para verlo donde quieras, cuando quieras y con quien quieras; cualquier artículo de sexshop está a pocos clics y 24 horas del lugar de entrega que prefieras.

En fin, hay negocios a los que nunca van a faltarle clientes, son aquellos que orbitan alrededor de actividades relacionadas con nuestras necesidades básicas (alimentación, vestido/calzado, transporte… y por supuesto sexo) y los que prestan servicios vinculados a eventos importantes (bodas, bautizos, comuniones, entierros…) luego están el fútbol y la política pero esa dimensión se me escapa totalmente.

Mítica Sala X de la calle Amor de Dios / Trajano (Sevilla)

 

Si quieres entrar en Habitación Roja, nuestro sexshop online, haz clic aquí.

También puedes seguirnos en Facebook y Twitter

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , ,